Centro de Psicología Clínica y Psicoterapia / tel: (55) 5709-1107

DUELO: QUÉ ES Y CÓMO SUPERARLO

TERAPIA EN MÉXICO DF

Inicio  »  Autoayuda  »  Duelo


 

El Centro R&A Psicólogos de la Ciudad de México trabaja con las principales y más efectivos enfoques psicoterapéuticos. Todas las diferentes terapias se preocupan por llevar a la persona de un estado de malestar psíquico o físico a un estado de bienestar.

Proceso de duelo: cómo superarlo

Proceso de duelo

El duelo es un proceso psicológico y emocional mediante el cual nos adaptamos a la pérdida ya sea de un ser querido o una relación importante. Es un sentimiento de tristeza profunda y desolación experimentado como reacción involuntaria y de forma avasalladora frente a esta pérdida. Es una de las peores y más dolorosas experiencias de la existencia. Comienza con el anuncio de la muerte de la persona que uno ama, invade el espíritu en el momento del fallecimiento de esta persona y en los meses siguientes, lo inunda de tristeza y desolación, parece eternizarse, encerrar el corazón, vaciar el cuerpo. Es algo que acontece en la vida y que nunca termina de desenvolverse. De forma muy lenta e imperceptible, se retira con el paso del tiempo para dejar nuevamente lugar a la vida. Varias etapas marcan este largo camino de la persona en duelo. El acompañamiento por parte de los seres cercanos es importante pero no siempre es suficiente. El proceso de duelo puede complicarse y bloquearse y volverse en lo que se llama duelo patológico. En estos casos la ayuda de un profesional es esencial para lograr recuperar el sentido de la vida.

El duelo es un proceso mediante el cual una persona realiza un trabajo consigo mismo con la finalidad de asimilar la pérdida del ser amado, de modo que se consiga una “cicatrización” de la “herida” del corazón. Este proceso toma tiempo, mucho tiempo. Comporta distintas etapas: en la primera, la negación es predominante, en la segunda, la persona cae en cuenta de lo que ha sucedido. La tercera comienza cuando la persona comienza a subir la pendiente. La duración del proceso del duelo tiene que ver con la dimensión y la importancia de la pérdida.

Qué es una pérdida

Una pérdida no se refiere únicamente a la muerte, puede tratarse de un divorcio, un abandono, o incluso una enfermedad mental severa. La pérdida de la persona que una vez conociste, confiaste o entendiste puede ser tan traumático como un divorcio o una pérdida. La tristeza usualmente disminuye con el tiempo, pero la tristeza y el llanto son importantes en el proceso para superar adecuadamente estos sentimientos y ser capaz eventualmente de abrazar nuevamente los recuerdos que tuviste con el ser querido.

Las pérdidas son una parte natural de la vida pero siempre son vividas como un golpe profundo y con confusión, que conduce a periodos largos de tristeza y depresión.

Todos reaccionamos de manera diferente frente a una pérdida y empleamos mecanismos personales para asimilar el duelo. Las investigaciones muestran que la la mayoría de las personas pueden recuperarse de una pérdida por su cuenta durante un cierto periodo de tiempo y si cuenta con apoyo de personas cercanas y hábitos saludables. Puede tomar meses o incluso un año poder ligar con una pérdida.

No existe un tiempo “normal” para superar un duelo por una pérdida emocional. Si bien se conocen etapas para superar el duelo, no necesariamente se tiene que pasar por todas ellas ni en un orden progresivo como si fueran pasos.

Los seres humanos somos resilientes por naturaleza, en tanto que podemos soportar una pérdida y ser capaces de continuar con nuestras vidas. Pero algunas personas batallan por periodos de tiempo más largos y pueden sentirse incapaces de sobrellevar incluso las actividades cotidianas.

¿Qué es el duelo?

El duelo es el proceso inevitable que experimentamos como resultado de una pérdida. Consta de una serie de etapas que incluyen la negación o la incredulidad, el miedo, el enojo, la depresión, el abatimiento, la aceptación y el apaciguamiento. En este proceso experimentamos una multiplicidad de emociones, desde la confusión, la tristeza, el miedo a la culpa y la desesperanza. Estos sentimientos pueden variar en intensidad de acuerdo a la intensidad o el tamaño de la pérdida.

Síntomas del duelo

Corporales:

  • Dolor de cuerpo y cabeza
  • Fatiga extrema
  • Pérdida de apetito (o apetito excesivo)
  • Insomnio
  • Hipersensibilidad al ruido
  • Mareos
  • Dificultad para respirar
  • Problemas digestivos

Emocionales:

  • Culpa
  • Irritabildiad
  • Ansiedad
  • Pánico
  • Resentimiento
  • Desesperanza
  • Miedo
  • Insensibilidad o desapego
  • Preocupación
  • Incapacidad para sentir o expresar alegría

Conductuales

  • Llanto
  • Dificultad o incapacidad para hablar con otros
  • Evitación
  • Pánico
  • Retirarse de actividades habituales
  • Abuso de sustancias

Cognitivas

  • Incredulidad
  • Confusion
  • Desconexión de sí mismo
  • Sueños o pesadillas

Tipos de duelo

Duelo normal: No debe entenderse que se trata de un proceso sencillo. Se trata más bien de un proceso en que se va avanzando hacia la aceptación de la pérdida, en el que poco a poco se van disipando los síntomas, lo que permite por tanto que la persona, en el tiempo, retome sus actividades habituales gradualmente.

Duelo anticipatorio: Este duelo inicia de hecho antes de que ocurra efectivamente la pérdida. Ocurre usualmente cuando un ser querido es diagnosticado con una enfermedad crónica y terminal; el proceso de duelo inicia en el momento en que aparece la pérdida inminente. Este duelo suele estar acompañado de sentimientos de culpa por las fuertes emociones de pérdida antes de que el ser querido haya fallecido.

Duelo crónico: se refiere a un proceso de duelo cuyos síntomas no desaparecen ni disminuyen con el tiempo.

Duelo retardado: ocurre cuando la persona no experimenta los síntomas del duelo sino mucho tiempo después sufrir la pérdida. Se trata de una negación y una manera consciente o inconsciente de rechazar lo sucedido.

Duelo inhibido: ocurre cuando la persona guarda los síntomas del duelo para sí mismo. Reprime los sentimientos de tristeza hasta el punto en que se manifiesten en el cuerpo, es decir se somaticen.

Cómo resolver adecuadamente un duelo

  • No hay una manera única para superar un duelo. Todos experimentamos el dolor y el sufrimiento de manera única. El sufrimiento, aunque sea algo que todos experimentamos, siempre es algo individual. No hay pautas generales de cómo recuperarse de forma completa y rápida.
  • Recuerda que no no importa cuánto dolor sientas, vas a ser capaz de sobrevivir tu pérdida. Las subidas y bajadas emocionales son una parte normal en el proceso del duelo. De alguna forma, para poder dejar atrás estos sentimientos, es necesario experimentarlos. No se trata de intentar acelerar el proceso, sino de esforzarse en no perder la confianza de que vas a poder lograr la aceptación y el apaciguamiento y dejar atrás efectivamente lo sucedido.
  • Cuida de ti como si estuvieras cuidado a un amigo querido. Descansa, come bien aunque no tengas hambre, haz ejercicio, haz caminatas largas, aunque te acompañe el dolor, camina a su lado. Evita grandes cambios si es posible, y no tomes decisiones importantes a menos que sea necesario.
  • Acércate a los que confías y amas y pídeles apoyo. No es necesario vivir esto solo. Escribe acerca de tu pérdida. Escribir te ayuda a recorrer tus sentimientos, de la mano con dolor, y te permite explorar posibles nuevas salidas a la situación. Recuerda que la meta tiene que ver con llegar poco a poco a nuevas conclusiones que sean favorables y permitan nuevamente abrazar la vida.

 

Estrategias prácticas que te ayudan a superar un duelo

  • Habla del fallecimiento con tus seres queridos y colegas de confianza. Con la muerte de un ser querido se rompe en mil pedazos la imagen que se tiene hasta el momento del futuro, al punto que ya no es claro qué va a ser del día de mañana. Recomponer esta imagen, esta confianza de que las cosas continuarán su rumbo habitual, toma tiempo y esfuerzo. Al hablar, ayudas a reorganizar y redistribuir distintos elementos en tu vida.
  • Hablar te ayuda poco a poco a ir superando la negación. Si bien la negación puede ser hasta cierto punto inevitable y saludable, hay que estar conscientes que negar lo sucedido por demasiado tiempo es perjudicial. Pues si bien la negación tiene la función de proteger a la persona de una sobrecarga emocional, también supone un mensaje que la persona se hace a sí misma de que no confía ser capaz de superar este golpe. Y si bien es natural que de inicio pueda sernos de ayuda, si se prolonga mucho tiempo puede dañarnos nuestra seguridad y confianza en nosotros mismos.
  • Acepta tus sentimientos. Es normal experimentar todo tipo de emociones negativas después de la pérdida de un ser querido. Tristeza, enojo, frustración, fatiga extrema son emociones normales.
  • Cuida de ti mismo y de tu familia. Come bien, haz ejercicio y descansa lo que necesites ayuda a asimilar lo sucedido.
  • Encuentra otras personas que estén pasando por lo mismo y ayúdales a lidiar con la pérdida. Ayudar a otros te ayuda a su vez a ti mismo. Compartir historias de la persona difunta puede ayudar a asimilar el duelo.
  • Pospón cualquier cambio grande en tu vida. Evita realizar un cambio grande en tu vida, como mudarte, volver a casarte, cambiar trabajo o tener otro hijo. Es importante que te des tiempo para asimilar y adaptarte a esta pérdida.

 

 

¿Te sirvió este artículo? Agradecemos tu valoración: 

 


Te puede interesar:

¿Estás listo para recibir ayuda psicológica?

Encuentra la atención psicológica que necesitas.

UBICACIÓN

San Francisco 656, int. B - Planta Baja, Col. Del Valle Centro, Ciudad de México, Distrito Federal..

HORARIOS

Atención psicológica en horario continuo de lunes a domingo de 8:00am a 10:00pm

Terapia multilingüe

Ofrecemos terapia en español, inglés y francés. Todos los psicólogos cuentan con una maestría o especialidad, además, muchos brindan la atención en inglés o francés.

bandera-de-mexico
Terapia en español

Preguntas frecuentes

Encuentra aquí las preguntas frecuentes respecto a nuestros servicios y a la psicología en general.

¿No vives en la Ciudad de México y estás interesado en un terapia? Conoce nuestros servicios de