CENTRO R&A PSICÓLOGOS

Trastorno de pánico (TP) Ataques de pánico


La atención psicológica que necesita

“Caminaba cerca de mi casa, iba a buscar mi coche. Bruscamente, al bajar al estacionamiento, siento que mi corazón comienza a estrecharse, a contractarse... un dolor increíble. Estaba seguro en ese momento que iba a morir de un infarto (...)”

¿Qué es el trastorno de pánico?


Todos presentamos reacciones de miedo y ansiedad ante los eventos estresantes de la vida diaria, pero los ataques de pánico son diferentes. El trastorno de pánico es una condición seria que afecta impredeciblemente la vida de la persona. Los síntomas del trastorno de pánico consisten en ataques repentinos de miedo y nerviosismo, como también síntomas físicos de sudoración y taquicardia. Se llama ataque de pánico a un episodio repentino de miedo intenso que desencadena reacciones físicas severas a pesar de no existir peligro real ni causa aparente, ocasionando en la persona un deseo incontrolable de huir o de pedir ayuda.  Cuando ocurre un ataque de pánico, la persona puede sentirse en peligro de muerte, de perder el control, de volverse loco, desmayarse o de tener un ataque cardíaco, sin que estos peligros sean reales. Como puede verse, durante un ataque de pánico, la reacción de miedo es aparentemente desproporcionada con respecto a la situación, que usualmente no representa ningún peligro (ir en algún transporte, cruzar un puente, estar en un centro comercial, etc.). El primer ataque de pánico generalmente es breve, puede durar minutos, y es detonado por algún evento estresante como una ruptura, un conflicto en el trabajo, un periodo de abuso de cafeína o alguna droga, etc, o bien por una condición como una depresión mayor o el alcoholismo. Después de un primer ataque de pánico, la persona desarrolla un miedo constante a tener otro ataque de pánico, lo que lleva a agravar la situación afectando el funcionamiento diario y la calidad de la vida de la persona.


Trastorno de pánico con agorafobia


El trastorno de pánico puede llegar a ser incapacitante para la persona, lo puede llevar al abandono de toda actividad que exija un mínimo de esfuerzo, de responsabilidad o de exposición personal, como el trabajo, las aficiones, las fiestas, etc. Las personas que sufren de TP pueden llegar a ser incapaces de salir solos o de quedarse solos en casa. Cualquier estímulo por más mínimo que sea es transformado en una señal de alarma que desencadena terror. Como vemos, puede llegar a convertirse en una situación insoportable tanto para la persona que lo sufre como para los que la rodean.


Ciertas personas que tienen ataques de pánico recurrentes, modifican su comportamiento de manera importante, por ejemplo abandonar su trabajo. Los miedos a tener un nuevo ataque y sus implicaciones son con frecuencia asociados al desarrollo de comportamientos de evitación (evitar tomar el autobús o de ir a centros comerciales) pueden referirse a criterios de agorafobia. En estos casos, es diagnosticado un trastorno de pánico con agorafobia.


Síntomas de los ataques de pánico


Un ataque de pánico es definido por la aparición abrupta de un miedo intenso que alcanza un pico en pocos minutos e incluye por lo menos cuatro de los síntomas siguientes:


          •  Sentimientos de pánico, miedo e inquietud


          • Taquicardia


          • Dolor en el pecho


          • Respiración agitada e hiperventilación


           •Sensación de desvanecimiento, mareos


          • Necesidad irresistible de huir o de pedir ayuda


          • Temblores


          • Sensación de ahogo, falta de aliento


          • Sensación de desrealización

          • Sudoración


          • Nausea y malestar de estomago


          • Sensación de calor o frío repentinos


          • Terror, miedo a morir, perder control o volverse locos

          • Entumecimiento en manos, calambres


          • Distorsiones de la percepción, sensación de estar en un sueño


          • En 20% de pacientes puede presentarse un episodio de síncope o desmayo brusco de duración breve y recuperación espontánea.


Causas del trastorno de pánico


Estudios de investigación han mostrado que existe una tendencia a que el trastorno de pánico se transmita en familia. Sin embargo, no es totalmente heredado. En un año cualquiera, de 30% a 40% de la población general tendrá un ataque de pánico, pero la mayoría de estas personas no desarrollará un trastorno de pánico, y posiblemente sea la única crisis que experimente. El primer trastorno de pánico es generalmente activado por situaciones estresantes, por ejemplo en las transiciones importantes de la vida, como la graduación de la preparatoria, al entrar a un trabajo, al casarse o tener un bebe, una cirugía o un aborto. El estrés severo, como la muerte de un ser querido, el divorcio o la pérdida del trabajo puede detonar un ataque de pánico.


Tratamiento para trastorno de pánico


Estudios de investigación han mostrado que existe una tendencia a que el trastorno de pánico se transmita en familia. Sin embargo, no es totalmente heredado. En un año cualquiera, de 30% a 40% de la población general tendrá un ataque de pánico, pero la mayoría de estas personas no desarrollará un trastorno de pánico, y posiblemente sea la única crisis que experimente. El primer trastorno de pánico es generalmente activado por situaciones estresantes, por ejemplo en las transiciones importantes de la vida, como la graduación de la preparatoria, al entrar a un trabajo, al casarse o tener un bebe, una cirugía o un aborto. El estrés severo, como la muerte de un ser querido, el divorcio o la pérdida del trabajo puede detonar un ataque de pánico.


Como otros trastornos de ansiedad (o trastornos fóbicos de ansiedad), el trastorno de pánico y la agorafobia pueden ser tratados. La eficacia de la psicoterapia para tratar los trastornos de ansiedad está bien establecida. Incluso es el tratamiento privilegiado en un gran número de casos, antes de tener que recurrir a los medicamentos. En algunos casos es recomendado la combinación de psicoterapia y medicamento.

El éxito de en el tratamiento varía con cada persona. Algunos responden en pocos meses, mientras que otros necesitarán más de un año. El tratamiento puede complicarse si la persona presenta más de un trastorno de ansiedad o sufre de depresión o dependencia a alguna sustancia.


¿Cuándo buscar ayuda?


Si tienes por lo menos cuatro de los síntomas de ataques de pánico, busca ayuda profesional lo antes posible. Los ataques de pánico son difíciles de manejar por cuenta propia, y tienden a empeorar sin tratamiento. Y dado que los síntomas de los ataques de pánico pueden parecerse a otros problemas serios de salud, como ataques al corazón, es importante una evaluación para descartar cualquier otro peligro.

















Preguntas frecuentes


¿Cuáles son las complicaciones de los ataques de pánico si no son tratados?

Sin tratamiento, los ataques de pánico tienden a ocurrir repetidamente por meses o años. Los ataques de pánicos pueden desarrollar otras complicaciones como fobias específicas, fobia social (evitación de personas o situaciones sociales). depresión, problemas en el trabajo o la escuela, pensamientos o acciones suicidas, problemas financieros, y abuso de alcohol o drogas.


¿Qué es la agorafobia?

La agorafobia es una incapacidad de ir más allá de lugares seguros o conocidos debido a un miedo y ansiedad intensos.


¿Los ataques de pánico son reales?

Sí, los ataques de pánico son reales. Si bien no existe riesgo alguno por un daño en los órganos ni de realmente volverse loco y por lo tanto tampoco de morir, las perturbaciones emocionales pueden llegar a ser incapacitantes para la persona. El trastorno de pánico puede tener un serio impacto en la vida diaria de la persona si no recibe tratamiento adecuado.


¿Cuánto duran usualmente los ataques de pánico?

En promedio duran 10 minutos, sin embargo puede variar en cada persona. También es común que tengan una duración de 30 minutos y hasta 1 hora. En ocasiones puede durar más de 24 horas.


¿Los ataques de pánico ocurrir mientras la persona duerme?

Sí, cuando los ataques de pánico ocurren durante el sueño son llamados ataques de pánico nocturnos. Quienes sufren de esta condición tienden a presentar más síntomas de depresión y otros trastornos en comparación con las personas que solo tienen ataques de pánico despiertos. Las personas que tienen ataques de pánico nocturno tienden a presentar más problemas respiratorios asociados con el pánico.


¿Cuándo y cómo se presenta el trastorno de pánico?

La edad inicial en la que aparece el TP varía de forma considerable pero generalmente entra en el periodo de la adolescencia y la mitad de los años treinta. Al parecer, un pequeño número de casos inicia durante la infancia. Asimismo, también es posible observar el inicio después de los 45 años de edad, sin embargo es muy inusual. Es importante señalar que una persona que sufre del TP, espera en promedio cerca de 7 años antes de consultar a un especialista de la salud menta, habiendo solicitado ayuda pero únicamente médica.

En cuanto a la agorafobia, si bien puede desarrollarse en todo momento, tiende a surgir en el primer año de ataques de pánico recurrentes. En algunos casos, la disminución de ataques de pánico va de la mano de la disminución de la agorafobia, en otros casos la agorafobia puede volverse crónica, aunque ya no estén presentes los ataques de pánico.


¿Es necesario tomar medicamentos para superar el trastorno de pánico?

No. El trastorno de pánico puede superarse con psicoterapia únicamente. Aun así, el medicamento puede ser de mucha ayuda para la recuperación total de la persona. También se recomienda aprender técnicas de respiración, relajación (como meditación) y hacer ejercicio.


¿Es posible superar los ataques de pánico sin ayuda?

Esta pregunta es difícil de responder. Sin duda existen formas de superar un trastorno de pánico por cuenta propia, sin acudir al psicólogo o al psiquiatra, sin embargo puede resultar sumamente complicado e    innecesario.  Aquí basta decir que existen condiciones en la vida psicológica de las personas en las que, como la persona que por un conjunto de decisiones inadecuadas terminó inmerso en un pantano y se hunde, una ayuda exterior es muy valiosa.

Si la persona es diagnosticada con alguna enfermedad médica, especialmente enfermedad cardíaca, el tratamiento en casa o por cuenta propia no es apropiado.


¿Qué puedo hacer para “controlar” los ataques de pánico?

En gran medida, depende de un cambio de actitud en la persona que sufre de pánico. Esta actitud se refiere a la visión que se tiene del pánico, al juicio acerca del pánico y a la creencia acerca de cómo se debería afrontar el miedo y la ansiedad.

De manera general, esta actitud tiene que ver con dejar de hacer las actividades que parecen naturales ante el pánico. Es decir, interrumpir una tendencia natural o espontánea que se tiene al afrontar el miedo o el pánico. ¿Por qué? Porque si bien surge de forma natural, el problema es que no funciona. Cuando es puesta en acción, esta tendencia natural opera en contra de la meta deseada de curarse.

¿Por qué? Es preciso entender que las reacciones naturales que tenemos son respuestas a una forma de ver y de percibir inadecuadas. Seguir realizando las mismas respuestas es no entender adecuadamente el problema: si sigo respondiendo de forma natural, lo que hago es simplemente mantener activo el problema del pánico (lo que ocasiona el pánico). Es una forma en la que me digo a mí mismo de que, a fin de cuentas, el peligro es real. Al huir, al pedir ayuda, estoy dándole realidad y consistencia al peligro.

Esta alerta que yo mismo activo, por falsas creencias, debe ser tomada como algo que proviene de una debilidad mía. Si actúo de forma natural, es como si tomara la alerta no como una debilidad sino como si proviniera de una parte mía que deseara conservar  (nuestro ego, y no una debilidad que quiera fortalecer). Si reaccionamos de forma natural no estamos reconociendo realmente que hay una debilidad. No basta simplemente con decir: “tengo falsas creencias”, etc., es necesario también llevarlo a la acción. El hecho de reconocer una distorsión cognitiva exige una acción.

Versión: Móvil | Escritorio

Haz una cita

Te puede interesar

Cuando acudir al psicólogo

¿Qué es el trastorno borderline?

(55) 57091107

Horarios de servicios psicológicos

Horarios de atención telefónica

Brindamos atención psicológica de lunes a domingo en horario continuo de 8:00 am a 9:00 pm.

Rosario y Amanecer atenderán tus dudas sobre los servicios y podrán programarte una cita en un horario de lunes a jueves de 8:00 am a 8:00 pm y de viernes a domingo de 9:00 am a 6:00 pm

¡Te esperamos!

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?