¿Cómo sé que tengo depresión?


Una de las dificultades que presenta la depresión es que se trata de una enfermedad que usualmente confundimos con los problemas cotidianos de la vida. Por esta razón solemos dejarla pasar mucho tiempo sin atender (10 meses o varios años) hasta que después se complica y resulta más difícil tratarla. En efecto, muchas veces creemos que la depresión tiene que ver con la tristeza, el cansancio o el aburrimiento que ya hemos experimentado antes, solo que con mayor intensidad. Pero esto no es así: la depresión supone una ruptura real con el funcionamiento general de la persona, que si no es tratada adecuadamente, en muchos casos puede incrementar la perturbación de los síntomas a niveles de alto riesgo para la salud. La depresión es una enfermedad que puede adoptar muchas formas y prácticamente casi todos estamos expuestos a padecerla. Aprender a identificar cuáles son los síntomas principales que caracterizan esta enfermedad es el primer paso para actuar contra la depresión - y es el primer paso también para ayudar a un cercano nuestro que padezca esta condición.


La depresión varía de persona a persona, sin embargo existen algunos signos y síntomas comunes. Como ya mencionamos, estos síntomas pueden dar la apariencia de formar parte de lo que cotidianamente conocemos como penas o decaimiento emocional, esa gama de sentimientos que experimentamos que va de lo más triste a lo más alegre; sin embargo estas variaciones no deben ser confundidas con lo que experimenta una persona con depresión.


Los síntomas de la depresión


La depresión comporta una aminoración visible en todos los registros de la vida cotidiana:


     1.     la vida afectiva, 


     2.     el funcionamiento intelectual, 


     3.     el aspecto físico, 


     4.     los mecanismos vitales y corporales.




Esta disminución se traduce en una serie de síntomas que persisten durante un largo periodo de tiempo (más de quince días).



Síntomas físicos:

“siento que no puedo más”


FATIGA: la persona experimenta permanentemente una falta de energía, se siente exhausto a pesar de no haber realizado esfuerzos en específico. Siente que incluso las tareas más pequeñas son a veces imposibles. Esta sensación omnipresente se agrega al desánimo y al dolor físico y moral. Una de las características de esta fatiga depresiva es que ni el descanso ni el sueño la atenúan. Esto ocasiona también que levantarse en las mañanas sea algo muy difícil. (Es importante tener en cuenta que la fatiga de la depresión es muy diferente al Síndrome de Fatiga Crónica).


AMINORACION GENERAL DE FACULTATES: los gestos y los movimientos se lentifican; la expresión de la persona adquiere un tono pesado, inexpresivo, que da la impresión de indiferencia. El habla también se lentifica. La persona tiene la sensación de ya no poder reaccionar ante lo que le sucede. Esto se une a algunos procesos fisiológicos; por ejemplo la digestión se hace pesada y lenta.































Vida afectiva:“siento que todo está aplanado”


TRISTEZA INTENSA: en la depresión, la tristeza es particularmente dolorosa, incomprensible y absorbente, frecuentemente está acompañada de llantos sin motivo y de un sentimiento de desesperación.   


INCAPACIDAD DE EXPERIMENTAR PLACER (anhedonia): Sensación de estado de ánimo vacío en el que los pequeños placeres de la vida (como escuchar música, ver a los amigos, leer el diario) desaparecen. Todo parece igual, apagado, sin interés. La vida ha perdido todo sentido, todo gusto, todo color.


HIPERSENSIBILIDAD EMOCIONAL: las personas con depresión reaccionan con una gran sensibilidad a las situaciones de la vida cotidiana (las cosas les golpean, como si no existiera una separación amortiguadora entre ellas y su alrededor). Al mismo tiempo, sin embargo, pueden tener la impresión de estar vacíos, de no experimentar emociones. Es decir, es como si estuvieran a la vez «anestesiados» e hipersensibles.


SENSACIONES DE ABANDONO, DE INUTILIDAD, DE SOLEDAD: estas impresiones cohabitan con el sentimiento de no ser amado por los otros, de no tener nada que les pueda interesar. Por esta razón, las personas con depresión tienden a evitar las interacciones con la familia y amigos (retraimiento social).


IRRITABILIDAD E INQUIETUD: con la depresión se disminuye la capacidad de tolerancia, por lo que se experimentan sentimientos de agitación, desazón (nervios crispados). Incrementa la irritabilidad y la falta de control de las emociones: se explota por los menores eventos.


ANSIEDAD: aunque los trastornos de ansiedad y la depresión remiten a dos enfermedades diferentes, la ansiedad es un componente frecuente en los casos de depresión. Es experimentado como un miedo sin causa evidente, tanto en el cuerpo («bola» en la garganta, dificultad para respirar, dolores diversos principalmente en el vientre) como en la cabeza (miedo «flotante», pensamientos involuntarios, sentimiento de catástrofe inminente). 


Funcionamiento intelectual

“veo todo negro”


ATURDIMIENTO INTELECTUAL: en caso de depresión, se vuelve difícil reflexionar, encontrar las palabras adecuadas, hablar con fluidez. Se tiene la impresión de tener la cabeza vacía, por lo que el mundo resulta más complicado, al punto que parece que es imposible adaptarse a él, de hacerle frente. Es preciso hacer un gran esfuerzo para realizar tareas que, hasta entonces, se efectuaban naturalmente, sin pensar en ellas.


DISMINUCION DE LA ATENCION, DE LA CONCENTRACION Y DE LA MEMORIA: las personas deprimidas tienen mucha dificultad para concentrarse, para tomar decisiones o recordar cosas (fijar la atención en algo, no dejarse distraer, incluso acordarse de lo que se acaba de decir..., son tareas muy difíciles para quien sufre de depresión).


DEVALUACION DE SI MISMO Y SENTIMIENTO DE CULPABILIDAD: la persona con depresión experimenta con mucha intensidad sentimientos de culpa y de falta de valor propio: siente que no es bueno en nada; se piensa sin valor; se acusa de ser responsable de los eventos penosos que vive y de las emociones desagradables que siente. Esta impresión es tan definitiva  que les es difícil pedir ayuda y creer que un tratamiento pueda cambiar algo. Pasa mucho tiempo pensando en lo que ha ido mal, en lo que irá mal o lo que está mal en él mismo como persona. A veces siente culpa por ser críticos con otros. Siente que es una carga para los demás.


PENSAMIENTOS NEGATIVOS: la personas con depresión tienen una perspectiva desoladora: nada  mejorará nunca y no hay nada que otro pueda hacer para mejorar su situación. Analiza los eventos de su vida y las opiniones de los demás desde un punto de vista sistemáticamente negativo. Este pesimismo permanente repercute en los demás y puede desanimarlos (incluso desanima a sus cercanos que podrían ayudarlo). A menudo siente que la vida no vale la pena ser vivida.


PENSAMIENTOS EN TORNO A LA MUERTE: (la suya o la muerte en general) estas ideas son fabricadas por la depresión, están ligadas al sentimiento de inutilidad y a la pérdida placeres, y en un porcentaje alto las personas deprimidas llegan a cometer un acto que atenta contra su vida (o al menos lo intentan).



Mecanismos corporales:

“siento que todo se desajusta”


DEGRADACION DEL SUEÑO: la persona deprimida ocasionalmente tiene mal sueño; es menos profundo, muy corto y poco restaurador. La persona tiene mucha dificultad para dormir o levantarse temprano. La mañana es frecuentemente marcada por un despertar anticipado, con imposibilidad de volverse a dormir y un gran malestar moral (insomnio). En otros casos, el sueño es en exceso (hipersomnia), y es experimentado como un «refugio», como si el sueño correspondiera a una necesidad de «huir». Pero este exceso de sueño es insatisfactorio e incluso agobiante.


ALTERACION DEL APETITO: la depresión se caracteriza porque ocasionar una pérdida o un aumento significativos de peso - aproximadamente varía un 5% del peso corporal en 1 mes. La depresión disminuye el apetito, los alimentos parecen sin gusto alguno, el plato parece demasiado lleno de comida). Pero también puede incrementar el deseo (a veces desmedidamente de comer alimentos azucarados, ocasionando aumento de peso.


PROBLEMAS SEXUALES: la sexualidad es una función a la vez biológica y relacional. Debido a que estas dos dimensiones se ven perturbadas por la depresión, es lógico que la vida sexual sea afectada. El deseo sexual de la persona puede desaparecer, su placer difuminarse. La realización del acto sexual se convierte entonces en algo difícil. Por consecuencia, el cónyuge tiene la impresión de ser abandonado, lo que acentúa la tensión en la vida de pareja.


SINTOMAS FISICOS VARIADOS:  la depresión puede acompañarse de dolores (músculos adoloridos, dolor de espalda, de estómago, de cabeza, malestar en las articulaciones, problemas digestivos -constipación o diarrea, que pueden ocasionar mareo o nausea...) y desajustes de ciertos indicadores o funciones del cuerpo (tensión arterial,  perturbación o interrupción de procesos orgánicos). Estas dolencias físicas pueden aumentar la ansiedad y ocasionar el miedo de que se está seriamente enfermo.


Recuerde que nadie necesita sufrir de depresión. Los síntomas que hemos mostrado pueden serle de ayuda para detectar que se sufre de una enfermedad, pero no sugerimos que se autodiagnostique ni tampoco que empiece un tratamiento usted solo. Contacte a un profesional de la salud que sea de su confianza y le ayude a superar la depresión (lo importante no es si se puede o no salir solo de la depresión; lo importante es que al recibir ayuda profesional se logra salir sin dejar que se prolongue demasiado el tiempo, evitando con esto complicaciones que pueden poner en riesgo la salud de la persona deprimida y el bienestar de sus seres cercanos).


SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN

Para poder hablar de depresión, es decir de enfermedad, y descartar que se trata de emociones que representan variaciones de ánimo «normales»,  es preciso que:


1)  estas perturbaciones del humor sean múltiples y bien caracterizadas;


2)  se manifiesten de manera casi permanente durante un periodo de más de dos semanas;

3)  y que ocasionen un disfuncionamiento en una o muchas áreas de la vida cotidiana de la persona (por ejemplo, dificultad o imposibilidad para levantarse de la cama, para ir a trabajar o para realizar las responsabilidades diarias).

Elementos básicos presentes en la depresión:


1)   Tristeza inhabitual intensa sin causa aparente. 


2)   Pérdida de interés y placer que atraviesa todas las áreas de la vida.


3)   Asociación de síntomas persistentes que ponen trabas dolorosas en la vida cotidiana.

¡Encuentra aquí la ayuda psicológica que necesitas!

Te puede interesar:

¿Qué es la terapia psicológica?

Conoce la importancia y en qué consiste la terapia psicológica. Averigua si necesitas acudir con un psicólogo.

Tests Psicológicos

Test de Ansiedad

Test de Depresión

Test de Manía

Test de Desórdenes alimenticios

Test de Adicción al alcohol

Test de Bulimia

Test de TOC

Test de Estrés Postraumático

Test de Pánico y Agorafobia

Test de fobia social

Test de calidad del sueño

Frases de autoayuda

Frases de motivación y autoayuda...

Sobre la agresividad

Sobre la autoestima

Consejos⎪Tips

Técnicas de relajación

Control de emociones

ARTÍCULOS DE PSICOLOGÍA | SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

Síntomas, tratamientos, causas.

Conoce el trastorno bipolar. Bipolaridad.

Síntomas, tratamientos, causas.

Cuando acudir al psicólogo

Conoce cuando es conveniente ir al psicólogo

Las personas con depresión probablemente tengan miedo de decir que están deprimidas y son aptas para negar el diagnóstico de la depresión. Tales personas necesitan apoyo continuo antes de sentirse cómodas para aceptar el diagnóstico, acceder a un tratamiento y recibir ayuda.


CENTRO DE PSICOLOGÍA CLÍNICA Y PSICOTERAPIA

R&A PSICÓLOGOS DE MÉXICO


Artículos de psicología

¿El buscar ayuda significa que soy débil? ¿No debería de poder salir adelante por mí mismo?

Lograr un cambio en la vida no es fácil, en ocasiones estos cambios pueden lograrse con o sin la ayuda de un psicoterapeuta; sin embargo esto no es lo importante. Muchas personas no acudirían a terapia más bien porque no están dispuestos a realizar un cambio en sus vidas, aunque incluso lo necesiten realmente. Acudir a terapia tiene que ver no con ser débil o fuerte, sino con la posibilidad de realmente hacer algo con respecto a la situación difícil que se está viviendo: existen muchas cosas que se pueden hacer para esforzarse por tener un mejor modo de vida, la terapia psicológica es una de ellas. Lo que no está bien, lo que es signo de debilidad es no estar dispuesto a solicitar ayuda a pesar de estar totalmente impotente y sin posibilidad de cambiar la situación de vida actual. Leer más...

¿Qué tipo de terapia se recomienda para la depresión?

Cualquier tipo de terapia psicológica ha mostrado ser efectiva para el tratamiento de la depresión. Sin embargo, dependiendo de las distintas personalidades de las personas, a veces un enfoque psicológico se ajusta mejor que otro. Leer más sobre cuál es el enfoque más indicado para mí.

Los psicólogos: qué hacen, como nos ayudan.

Conoce cómo funciona la psicoterapia

Cuando acudir al psicólogo

Conoce cuando es conveniente ir al psicólogo

Cuál es el mejor tipo de terapia psicológica (para mí)

¿Qué debo esperar después de la primera consulta?

Esto depende de la técnica o enfoque que practique el terapeuta. Los enfoques que proponen una cura breve, como la terapia sistémica o la terapia breve, anuncian a sus pacientes desde la primera consulta las líneas generales sobre las que reposará el trabajo posterior. Para otros terapeutas, que se basan más en análisis, ningún programa es previsto, la terapia avanzará al ritmo de los descubrimientos efectuados por el paciente.

Cuál es el mejor tipo de terapia psicológica (para mí)

Infidelidad: cómo superarla

Conoce cómo la terapia de pareja puede ayudar a superar una infidelidad

5709-1107

Especialidades

Enfoques de terapia

UBICACIÓN

Tlaxcala 161, 4º Piso Consultorio 403, Hipódromo Condesa, Ciudad de México, Distrito Federal.

Atención en horario continuo de lunes a domingo de 8:00 am a 10:00 pm.

5709-1107

HORARIOS DE CONSULTAS